CARTAGENA EN SU HISTORIA.

clip_image002

CON LA ILUSIÓN QUE ESCRIBE UN AMIGO DE LA ESCRITURA, SUSCRIBO Y AFIRMO, QUE CUANTO ESCRIBO Y DIGO DE MI CIUDAD; ES PARTE DE NUESTRA HISTORIA.

<< CALLE DE LA PÓLVORA>>

La Calle de la Pólvora eran dos: Calle y Plaza.

Dicho nombre, realmente se lo merecía, puesto que en aquel lugar existió allá por siglo XVI unos fortines donde se almacenaba la munición destinada a la defensa de la ciudad.

HOY OS VOY HABLAR DE LA CALLE DE LA PÓLVORA.

La calle sigue existiendo y su entrada la tiene por la calle San Fernando hacia los solares del Molinete.

Hay algunos dichos, entre los que estaban “Que la calle de la pólvora se llamaba así, porque por aquella calle todos los hombres que pasaban iban a gastar la pólvora con las mujeres del barrio.

En realidad esta calle queda plasmada en los anales de la historia como una de las calles más peligrosas de la ciudad ya que estuvo varias veces en peligro de producir una gran desgracia, por los incendios que se producían a su alrededor.

Estos incendios ponían en peligro a los ciudadanos llegando a tener grandes disputas entre el consejo de gobierno y el obispado, sobre todo a partir del 9 de Abril de 1702 tras uno de los más peligrosos incendios que se produjeron muy cerca de los polvorines.

Tras las innumerables protestas del pueblo y algún que otro personaje de la ciudad, en el año 1745 desaparecieron los polvorines del Molinete.

Queridos amigos sintiéndolo mucho por aquellos que pensaban que el nombre era por otros motivos, la calle se llamó y sigue llamándose “CALLE DE LA PÓLVORA” por la existencia de dichos Polvorines.

Esta historia, igual que la de cualquier viandante de nuestra Cartagena querida; está andada, pisada, patrocinada y contada por:

 “EL BANDOLERO DE LA ROSA” Una Historia de intriga, de lucha entre dos familias, y un amor imposible que quizás os gustase saber como termina, (Año 1833) os la ofrezco y firmo con todo mi cariño llamando al teléfono 685.302.389.

I. Víctor Ros.

clip_image004

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

CARTAGENA EN SU HISTORIA.

clip_image002

CON LA ILUSIÓN QUE ESCRIBE UN AMIGO DE LA ESCRITURA, SUSCRIBO Y AFIRMO, QUE CUANTO ESCRIBO Y DIGO DE MI CIUDAD; ES PARTE DE NUESTRA HISTORIA.

<< CALLE ANDINO>>

La calle Andino era el tramo que formaba un ángulo recto entre la calle Escorial y la calle Mayor, dicha calle en aquella época no tenia salida a la entonces calle del Olmo, hoy Calle del Cañón.

HOY OS VOY HABLAR DE LA CALLE DE ANDINO.

En el año 1614 se acordó por el consistorio darle salida a dicha calle abriendo el tramo entre la calle Escorial y la del Cañón.

Esta salida a la calle del cañón fue para facilitar y dar comodidad al vecindario, y para facilitar el desplazamiento desde la plaza a la casa de la Justicia, residencia del Alcalde Mayor.

Para vuestra información os diré que dicho personaje tenia que dar un gran rodeo, por lo que mejoró para él y los demás transeúntes la apertura de dicho tramo.

A partir de ese momento el nuevo tramo se le llamó Calle nueva y al estar alineada con la Calle Medieras, en el año 1782 el tramo que desemboca en la calle Mayor se le dio el nombre de CALLE ANDINO por vivir en ella el Intendente de Marina Jacinto Sanz de Andino y Carrúa, Marqués de San Antonio de Mira al Río, siendo a la vez Caballero de la Orden de Carlos III.

Jacinto Sanz de Andino y Carrúa nace en Cartagena el 11 de septiembre de 1751 y su vida profesional comenzó en 1767 al ingresar en la Armada como escribiente meritorio. En 1776 ascendió a oficial supernumerario, volviendo a ascender a oficial segundo en 1785 y a oficial primero en 1790.

En 1798 fue designado Comisario de Provincias y en 1803 Comisario de Guerra. En 1811 pasó a ser veedor del departamento de Ferrol y al año siguiente de Cartagena, en 1815 Intendente Graduado, para Cádiz en 1819 y desde 1822 Intendente General y Vocal de la Junta del Almirantazgo hasta que se jubiló.

Esta historia, igual que la de cualquier viandante de nuestra Cartagena querida; está andada, pisada, patrocinada y contada por:

 “EL BANDOLERO DE LA ROSA” Una Historia de intriga, de lucha entre dos familias, y un amor imposible que quizás os gustase saber como termina, (Año 1833) os la ofrezco y firmo con todo mi cariño llamando al teléfono 685.302.389.

I. Víctor Ros.

clip_image004

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

CARTAGENA EN SU HISTORIA.

clip_image002

CON LA ILUSIÓN QUE ESCRIBE UN AMIGO DE LA ESCRITURA, SUSCRIBO Y AFIRMO, QUE CUANTO ESCRIBO Y DIGO DE MI CIUDAD; ES PARTE DE NUESTRA HISTORIA.

<< CALLE DEL CARAMEL>>

Hoy voy hablar de la Calle del Caramel. Esta calle con nombre de pez existía y existe entre dos calles: La de la Macarena y la de Monroy. La calle es una de esas poco transitadas y a la que se le conoce poco. Quizás poca gente sepa que el Caramel a parte de ser un pescado, es también el nombre de una calle.

El Caramel es un sabroso pescado muy apreciado y consumido por nuestros paisanos. Esta clase de pescado, hace muchos años; era consumido por aquellas personas que estaban pasando por una situación bastante precaria.

Quizás el nombre Del Caramel, aunque nadie a sabido decirme por qué tiene este nombre la calle, se supone que fue porque en ella se consumía mucho CARAMEL. Otros dicen que debido a que en dicho lugar, por encontrarse familias muy humildes; los vendedores de pescado que callejeaban las calles, voceaban con bastante frecuencia “Aladroques para anchoár” Y CARAMEL… ¡Asar y comer! También por allí se solían decir aquellos dichos o cortas canciones que daban animo para comprar como “Pulpicos para el arroz” o “De la mar el mero y de la tierra el cordero”

Queridos amigos, en mi tierra, esta tierra llamada Cartagena tiene verdaderas curiosidades y entre ellas la de tener una calle llamada CALLE DEL CARAMEL.

Esta historia, igual que la de cualquier viandante de nuestra Cartagena querida; está andada, pisada, patrocinada y contada por:

 “EL BANDOLERO DE LA ROSA” Una Historia de intriga, de lucha entre dos familias, y un amor imposible que quizás os gustase saber como termina, (Año 1833) os la ofrezco y firmo con todo mi cariño llamando al teléfono 685.302.389.

I. Víctor Ros.

clip_image004

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

CARTAGENA EN SU HISTORIA.

clip_image002

CON LA ILUSIÓN QUE ESCRIBE UN AMIGO DE LA ESCRITURA, SUSCRIBO Y AFIRMO, QUE CUANTO ESCRIBO Y DIGO DE MI CIUDAD; ES PARTE DE NUESTRA HISTORIA.

<< ARCO DE LA CARIDAD>>

Una historia a la que hoy recordamos como algo nuestro, y que tras el paso del tiempo; sigue siendo actualidad, gracias a que hemos sabido conservar en un lugar predilecto o aglutinando en nuestra memoria, esos lugares entrañables que forman parte de nuestro patrimonio.

Desde hoy, como cosa curiosa me introduzco en un callejero donde los viandantes de esta ciudad eterna, paso a paso recorren las callejuelas retorcidas y ocultas, callejones escondidos entre tantos rincones, preñados de historia. Unos todavía presentes y otros ya olvidados o desaparecidos por el paso del tiempo.

Hoy os voy a hablar del ARCO DE LA CARIDAD.

El Arco de la Caridad en tiempos pasados fue un lugar precioso donde la gente disfrutaba de un espacio a cubierto por donde los viandantes de la época paseaban, y a veces hasta se resguardaban de las inclemencias del tiempo, paisanos, vendedores, e incluso los tronos de Semana Santa.

Este arco, estaba situado sobre la calle San Vicente, y que curiosamente se le llama Arco de la Caridad a la otra calle que termina en la anteriormente mencionada, San Vicente.

Según dice el Cronista Federico Casal, el 15 de Julio de 1777 el Hermano Mayor del Santo y Real Hospital de la Caridad solicitó al consistorio permiso para construir un paso elevado que permitiera la comunicación desde el Hospital de Caridad situado en el solar que hoy se encuentran las oficinas de la Seguridad Social con fachada a la Calle de la Caridad, hasta las nuevas salas de hospitalización, curas y otros servicios; construidas sobre las caballerizas, situadas en el solar que hoy ocupan las oficinas de Correos y telégrafos con puerta principal en chaflán a la Glorieta de San Francisco.

Dicho pasadizo estaba techado y cubierto con tejas y a lo largo de este pasillo, corrían grandes ventanales a un lado y a otro cubiertos con cortinas. Eso sí, los transeúntes desde la calle; veían pasar de un lado para otro a las monjitas que cuidaban a los enfermos.

La justificación de esta obra, entre otras cosas; el Hermano Mayor del Santo Hospital decía:

“He premeditado dar más extensión a las <cuadras> (Se supone que quería decir <salas>) de los enfermos, dedicando otras nuevas para la curación de achaques contagiosos y males venéreos.

La autorización de esta obra fue concedida el 23 de Agosto de 1777 y construido dicho arco de inmediato. Este pasillo tenia varios metros de ancho y cruzaba de acera a acera dando comunicación a todas las salas del hospital.

En aquellos tiempos las caballerizas estaban destinadas para guardar en ellas los carros fúnebres, y también a los caballos que tiraban de ellos. Todo propiedad del Santo y Real Hospital, con el objeto de obtener beneficios para dicha institución benéfica; habiendo por lo tanto varios tipos de entierros. Cuanto más pudientes, las carrozas fúnebres llevaban más caballos empenachados con ostentosos plumeros negros, gualdrapas y arreos de lujo.

EL ARCO DE LA CARIDAD, vestigio histórico de un tiempo pasado; sobre los años cuarenta fue demolido tras marchar el Hospital a unas nuevas instalaciones en un lugar llamado “LOS PINOS”

Esta historia, igual que la de cualquier viandante de nuestra Cartagena querida; está andada, pisada, patrocinada y contada por:

 “EL BANDOLERO DE LA ROSA” Una Historia de intriga, de lucha entre dos familias, y un amor imposible que quizás os gustase saber como termina, (Año 1833) os la ofrezco y firmo con todo mi cariño llamando al teléfono 685.302.389.

I. Víctor Ros.

clip_image004

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

CARTAGENA EN SU HISTORIA.

clip_image002

CON LA ILUSIÓN QUE ESCRIBE UN AMIGO DE LA ESCRITURA, SUSCRIBO Y AFIRMO, QUE CUANTO ESCRIBO Y DIGO DE MI CIUDAD; ES PARTE DE NUESTRA HISTORIA.

<< CALLE OSARIO>>

Una historia a la que hoy recordamos como algo nuestro, y que tras el paso del tiempo; sigue siendo actualidad, gracias a que hemos sabido conservar en un lugar predilecto o aglutinando en nuestra memoria, esos lugares entrañables que forman parte de nuestro patrimonio.

Desde hoy, como cosa curiosa me introduzco en un callejero donde los viandantes de esta ciudad eterna, paso a paso recorren las callejuelas retorcidas y ocultas, callejones escondidos entre tantos rincones, preñados de historia. Unos todavía presentes y otros ya olvidados o desaparecidos por el paso del tiempo.

Hoy os voy a hablar de la… CALLE OSARIO.

Hoy os voy a hablar de una calle con un nombre de muerte. Un nombre bastante curioso, por lo que es digno de mención.

Esta calle nace justamente en la plaza de la Condesa de Peralta y es digna y fácil de recordar porque formaba una calle con arco, que rodeaba a la Catedral Vieja y que venía a salir a la plaza de la Puerta de la Villa.

Esta calle, con un nombre tétrico se llamaba del OSARIO y todavía sigue existiendo; solo que no se puede pasar por ella porque las dos entradas están tapiadas. En ese lugar ya no vive nadie.

Esta calle ya ha tenido varios nombres, conociéndose primeramente por la calle “Del Rosario” Pasando después a llamarse “Calle del Huesario” y más tarde <<Subida a la Casa Colorada>>

Esta Casa Colorada estaba situada en lo alto de la Puerta de la Villa, la cual, estaba como dice su nombre; pintada de rojo vivo con el objeto de que sirviese como BALIZA a las embarcaciones que entraban por la bocana. Esta baliza les ayudaba a abordad la “LOSA” A la que todas las embarcaciones tanto le temen.

Los nombres de las calles no se ponen por casualidad. La mayoría de las veces es porque ha surgido algún hecho o ha vivido algún personaje de los que hacen historia. En esta ocasión, el nombre definitivo se debe a que durante el asedio a Cartagena, durante la Gloriosa Insurrección Cantonal, y bajo la presión de las tropas sitiadoras del General Martínez Campos en el año 1873. En esa fecha, y tras seis meses de un feroz asedio; un cráter formado por un disparo del poderoso ejército Centralista dejó al descubierto un depósito de huesos humanos procedentes de los enterramientos de los frailes que realizaban el culto de la Catedral.

Queridos amigos tras el descubrimiento de este deposito de huesos humanos, aquella calle se le llamó “CALLE OSARIO”

Esta historia, igual que la de cualquier viandante de nuestra Cartagena querida; está andada, pisada, patrocinada y contada por:

 “EL BANDOLERO DE LA ROSA” Una Historia de intriga, de lucha entre dos familias, y un amor imposible que quizás os gustase saber como termina, (Año 1833) os la ofrezco y firmo con todo mi cariño llamando al teléfono 685.302.389.

I. Víctor Ros.

clip_image004

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

ESCRITOS Y DIARIOS DE UN AMIGO DE LA ESCRITURA.

Hoy día 1 de Mayo.

A todos mis amigos y lectores “DEL BANDOLERO DE LA ROSA”

LES COMUNICO MI PRÓXIMA NOVELA “ICUE”

ICUE. La actual Ciudad de Cartagena, hace 2.250 años, caminaba entre dos imperios: CARTHAGO y ROMA; entre QUART HADASHT y CARTHAGO NOVA…

Un joven llamado Aquilino, conocido como ICUE, es habitual en el puerto, donde junto a las rocas, se introduce en el mar para pescar los manjares más preciados de las aguas cartaginesas. Y suele hacerlo totalmente desnudo lo que provoca un gran revuelo que llega a oídos de Aníbal, quien se interesa por él al igual que las damas de la alta sociedad.

ICUE protagoniza una aventura no exenta de pasiones, de celos, de intereses comerciales, de traiciones y de sensuales danzas entre las bellas mujeres de una sociedad que vive eternamente un conflicto bélico que está a punto de resolverse a favor del Imperio Romano.

Viva con este libro, una novela de ficción y déjese llevar por esta nueva aventura histórica y romántica de Inocencio Víctor Ros. Tlf. 685.302.389.

clip_image002

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

CARTAGENA EN SU HISTORIA.

clip_image002

CON LA ILUSIÓN QUE ESCRIBE UN AMIGO DE LA ESCRITURA, SUSCRIBO Y AFIRMO, QUE CUANTO ESCRIBO Y DIGO DE MI CIUDAD; ES PARTE DE NUESTRA HISTORIA.

<< CALLE DEL PARAISO>>

Una historia a la que hoy recordamos como algo nuestro, y que tras el paso del tiempo; sigue siendo actualidad, gracias a que hemos sabido conservar en un lugar predilecto o aglutinando en nuestra memoria, esos lugares entrañables que forman parte de nuestro patrimonio.

Desde hoy, como cosa curiosa me introduzco en un callejero donde los viandantes de esta ciudad eterna, paso a paso recorren las callejuelas retorcidas y ocultas, callejones escondidos entre tantos rincones, preñados de historia. Unos todavía presentes y otros ya olvidados o desaparecidos por el paso del tiempo.

Hoy os voy a hablar de la… CALLE DEL PARAISO

Hablando de esta calle, subiendo escaleras que ahora no van ninguna parte pero que en tiempos pasados era una escalera muy concurrida. Una escalera que daba a una calle llamada del PARAISO y que nos recuerda a aquel lugar de lujuria que no tenía nada que ver con aquel otro lugar donde nuestros primeros padres, Adán y Eva comieron de la manzana prohibida “EL PARAISO”

El nombre dice por si solo que podía ser un lugar muy agradable donde la vida te ofrece la grandiosidad y el bienestar, donde no existe la maldad ni el desden de otras personas, donde los hombres y las mujeres viven sobre una nube de felicidad y donde la temeridad y el castigo no existe.

Aquí en Cartagena, la CALLE DEL PARAISO a la que me refiero; dicta mucho de ese lugar al que nuestros Padres ADÁN y EVA vivieron. Este lugar, a no ser que quien lo visitaba fuese buscando encontrar en él la fruta prohibida, la mujer perfecta, o la gloria de un desesperado, quizás; buscando el placer que no encontraba en casa.

Este PARAISO, mirándolo con detenimiento tiene mucho de fruta prohibida, poco de mujer perfecta, poco de gloria o séptimo cielo, y sí de una desmesurada ansiedad de conquista en ese paraíso en el que la dama trabajaba a destajo, y procuraba saciar de amor a su cliente con determinación, en muy poco espacio de tiempo; ya que infinidad de veces tenia clientes esperando.

Esta calle, “LA DEL PARAISO estaba situada en el mismísimo MOLINETE y nacía en la CALLE HONDA, subiendo unos cuantos escalones para cruzar por ese paraíso del amor en dirección a la PLAZA DE LA AURORA.

Hoy, dicho paraje se encuentra en obras y cortada la calle por las Termas Romanas. Una calle que tal vez cuando le pusieron el nombre de “EL PARAISO” Quien se lo puso, no sabía que debajo de dicha calle; podía encontrarse la gloria o tal vez el PARAISO.

Esta historia, igual que la de cualquier viandante de nuestra Cartagena querida; está andada, pisada, patrocinada y contada por:

 “EL BANDOLERO DE LA ROSA” Una Historia de intriga, de lucha entre dos familias, y un amor imposible que quizás os gustase saber como termina, (Año 1833) os la ofrezco y firmo con todo mi cariño llamando al teléfono 685.302.389. Y dentro de muy poco “ICUE”

I. Víctor Ros.

clip_image004

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario